Tanques
El poliuretano aplicado como aislante a recipientes fijos y móviles forma una cáscara contínua, sin juntas y posibilita la reparación, sin cambiar totalmente el material aislante. Se adhiere fácilmente a cualquier substrato (tanques metálicos y plásticos, etc.) y configuración, incrementando la rigidez estructural y trabajando mecánicamente al acompañar los movimientos que éstos sufren por cambios de temperatura o presión aislante.